Buscar este blog

Cargando...

viernes, 20 de febrero de 2015

Abogados y clientes (consumidores)



La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 15 de enero de 2015 en el asunto Šiba Devėnas (C-537/13) plantea la consideración que merece en el plano contractual la actividad de los abogados. Éstos, al igual que otras actividades profesionales, se ven sometidos a la disciplina propia de las relaciones entre las empresas y los consumidores.  En esta ocasión lo que se había planteado  como una cuestión prejudicial por parte de un Tribunal lituano eran distintas preguntas vinculadas con la aplicación de la Directiva 93/13/CEE, de 5 de abril de 1993 sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con los consumidores a los servicios jurídicos concluidos por un abogado con una persona física. 


En este caso, entre el citado abogado y su clienta se celebraron contratos que detalla la Sentencia del Tribunal de justicia en el apartado que transcribo:

“10. La Sra. Šiba concluyó con el Sr. Devėnas, en su calidad de abogado, tres contratos tipo de prestación de servicios jurídicos a título oneroso, a saber, el 25 de febrero de 2008, un contrato para la defensa de sus intereses en un procedimiento de divorcio, de partición de bienes y de fijación del lugar de residencia de un menor, el 14 de noviembre de 2008, un contrato para la defensa de sus intereses en el procedimiento de anulación de una operación promovido por el Sr. Šiba, y el 21 de enero de 2010, un contrato por el que la Sra. Šiba encargó al Sr. Devėnas la interposición de un recurso de apelación ante el Klaipėdos apygardos teismas (tribunal regional de Klaipėda, Lituania) y la defensa de sus intereses en el procedimiento ante ese tribunal”.

El Tribunal lituano planea las siguientes cuatro cuestiones al Tribunal de Justicia:

“1) Una persona física a la que se prestan servicios jurídicos a título oneroso en virtud de contratos de servicios jurídicos celebrados con un abogado, servicios prestados en asuntos que pueden afectar a los intereses personales de la persona física (divorcio, división del patrimonio adquirido durante el matrimonio, etcétera), ¿debe ser calificada como “consumidor” en el sentido de la legislación de la Unión sobre protección de los consumidores?

2) ¿Debe considerarse como “profesional” en el sentido de la legislación de la Unión en materia de protección de los consumidores a un abogado, miembro de una profesión liberal, que redacta un contrato de prestación de servicios jurídicos a título oneroso con una persona física, con arreglo al cual se obliga a prestar servicios jurídicos para que la persona física pueda conseguir objetivos no relacionados con su trabajo o profesión?

3) ¿Está comprendido en el ámbito de aplicación de la Directiva 93/13 un contrato sobre la prestación de servicios jurídicos a título oneroso, redactado por un abogado en el marco de su actividad profesional como miembro de una profesión liberal?

4) En caso de respuesta afirmativa a la tercera cuestión, para calificar esos contratos como un contrato celebrado con un consumidor, ¿se han de aplicar los criterios generales o bien criterios especiales? Si se han de aplicar criterios especiales para calificar esos contratos como un contrato celebrado con un consumidor, ¿cuáles son esos criterios?”.

Parece claro que la tercera era la cuestión decisiva, por lo que implicaba la sumisión a la Directiva 93/13/CEE de la actividad profesional de los abogados. A ello responde el Tribunal de Justicia que un abogado cuando realiza su actividad profesional lo es en el sentido que establece el artículo 2, c) de la Directiva 93/13/CEE y, por lo tanto, queda sujeto al régimen de la Directiva.

La Comisión Europea señaló que no debían verse privados de la protección que conlleva la Directiva los clientes-consumidores de los servicios profesionales de un abogado, sin que ese objetivo pudiera verse afectado por las particulares características de la relación que se da entre ambos, en  particular por las normas propias en materia de confidencialidad. En las relaciones entre los abogados y sus clientes se dan muchas otras circunstancias que llevan a considerar que la Directiva es aplicable a los contratos tipo de servicios jurídicos.

A esta conclusión llega el Tribunal a partir de la consideración de que las cláusulas contractuales en esos acuerdos tipo no son objeto de negociación individual y que la solución dada suponía la interpretación más favorable para el consumidor como criterio general de interpretación de la aplicabilidad de la Directiva.

Madrid, 20 de febrero de 2015