Buscar este blog

Cargando...

viernes, 14 de junio de 2013

Un libro en defensa de las cajas



La reforma de nuestro sistema financiero ha ocupado la atención de muchos desde hace años. Una atención que se ve incentivada por la catarata normativa que desde 2009 ha provocado un cambio sustantivo de la estructura de nuestro sistema financiero que parece que afronta sus etapas finales. El cambio relevante ha pasado por la revisión del estatuto de las cajas.


En alguna entrada anterior he llamado la atención sobre el interés de las contribuciones del Profesor Gaspar Ariño sobre el estudio de este aspecto del proceso de reestructuración. El argumento lo recupero con  especial fundamento a la vista de la reciente publicación del libro escrito por el Profesor Ariño y Miriam García con un título y subtítulo provocativos: Vindicación y reforma de las cajas de ahorro. Juicio al Banco de España, (Cizur Menor 2013), 302 páginas.

El libro es una cuidada crónica de lo que en la visión de los autores ha sucedido con las cajas, sazonándolo con las disposiciones normativas que se iban adoptando y orientando su nuevo estatuto. Es un libro interesante y recomendable y basta con ilustrar esta afirmación con el texto que aparece en la contratapa:

“Este es un libro escrito en defensa de las Cajas de Ahorro españolas, que han prestado servicios importantes a la sociedad española en los últimos 150 años y eran hasta ahora una historia de éxito. En él se explica cómo y por qué ese inmenso edificio que daba cobijo a tanta gente se ha venido abajo, casi en su totalidad, en el corto espacio de tiempo que va de 2008 a 2012. Se explica también qué hay que hacer para recuperar el buen nombre, la dignidad y la solvencia de estas entidades, que se han visto afectadas, todas, por la mala gestión de algunas. Y se comentan, finalmente, las actuales líneas de reforma de la institución, que, sin perjuicio de los cambios en ella introducidos, debe ser conservada, con un modelo de supervisión y control del Banco de España, que debe ser igualmente reformado. El Banco de España era una prestigiosa institución que ha sufrido en los últimos años la invasión de la política y ha perdido su autoridad. Un nuevo modelo de supervisión se hace necesario y a él se apunta en estas páginas”.

Madrid, 14 de junio de 2013