Buscar este blog

Cargando...

viernes, 8 de marzo de 2013

Retribución: en el Ibex 35 en 2012



Son varias las noticias que en estas últimas semanas han devuelto a la retribución de los administradores en sociedades cotizadas a una especial actualidad. La primera de esas noticias la facilita la evaluación de los informes de gobierno corporativo y de retribuciones presentados por las sociedades cotizadas españolas y que permiten analizar en qué medida se observa una tendencia al alza o a la baja en ese capítulo. Se trata además de una materia en la que los medios de comunicación españoles se han ido adentrando y especializando, de forma que en muchas de sus informaciones reproducen los argumentos clásicos de este problema.  Me refiero al reportaje que el domingo 3 de marzo de 2013 publicaba David Fernández en el suplemento Negocios de El País y que titulaba “Finiquitos de oro en plena crisis”. El argumento de partida es conocido y supone contraponer la evolución de los salarios de los trabajadores con la retribución percibida en el mismo periodo por los directivos. 


Al respecto señala la citada  información:

“La remuneración por asalariado, por ejemplo, cayó un 3% en el último trimestre del año. En este periodo se notó el recorte de los sueldos a los funcionarios, pero es evidente que la pérdida de poder adquisitivo es un hecho en España.

Esta tendencia a la baja de las retribuciones, sin embargo, se resiste en un colectivo de trabajadores privilegiado. La remuneración conjunta de los consejeros de las compañías del Ibex 35 en 2012 fue de 260,6 millones de euros, una cifra que supone un incremento del 5,05% con respecto a la obtenida un año antes”.

Esa comparación no me ha parecido siempre pertinente y animo a profundizar sobre su acertado o erróneo planteamiento. Con independencia de ello, la información  matiza que probablemente esa evolución al alza de las retribuciones ha estado incentivada por razones fiscales en cuanto al tratamiento de determinadas indemnizaciones en contratos de alta dirección:

“El incremento del sueldo de los consejeros en un ejercicio en el que los beneficios del Ibex se desplomaron un 57% se debe sobre todo a las indemnizaciones que algunas compañías pagaron a sus exdirectivos, en parte por el temor a un endurecimiento drástico de la fiscalidad de esos finiquitos, que finalmente no se produjo”.

Al margen de esa coyuntura tributaria, el dato que tiene más significación es el que cierra el citado reportaje y que pone de manifiesto cómo la retribución de los administradores va aumentando en algunas sociedades con respecto al beneficio registrado en el ejercicio:

“La caída de los beneficios ha provocado que las políticas de austeridad de algunas empresas queden un poco mitigadas, puesto que el peso de los sueldos en los beneficios de muchas de ellas cada vez es mayor. En Abengoa, por ejemplo, la retribución del consejo representa el 11,1% de las ganancias de la compañía frente al 5,1% de 2011; en Acerinox, el peso crece del 3,9% al 4,1%; en el Sabadell, la ponderación aumenta del 2,6% al 7,2%; en el Santander pasan del 0,8% al 1,3%; en el BBVA, el salario del consejo ya se come el 0,8% del beneficio frente al 0,4% de un año antes, y en Telefónica, el salto es aún más significativo al pasar del 0,52% al 1,28%”.

Son cifras muy variadas. Nos llevan a la idea del conocido alineamiento de intereses entre administradores y accionistas, que es otra de las ideas más utilizadas y deformadas en cuestiones de retribución.

Madrid 8 de marzo de 2013