Buscar este blog

Cargando...

martes, 28 de mayo de 2013

Protocolo concursal



La edición jurídica no puede sustraerse a la fuerza de internet. Este blog es un intento de cómo tenemos que aprender a vivir el Derecho de una manera nueva. No debe estar reñida con las formas tradicionales de  estudiar el Derecho, en los libros, en las revistas y de poder encontrarnos con ellos en esos lugares siempre atractivos para los bibliófilos como son las librerías. 


Hace pocos días acudí a la Librería Cívitas en Madrid. Un lugar acogedor que se está convirtiendo acertadamente en un ámbito de presentación de nuevas obras jurídicas. La convocatoria la motivaba esta vez la presentación del Protocolo concursal, escrito por el Magistrado Alfonso Muñoz Paredes (Cizur Menor, 2013, 832 pp.). El autor ya ha dejado en otras obras constancia de su condición de cualificado estudioso de nuestro Derecho concursal.

La presentación fue tan agradable como interesante. Bajo la hospitalidad siempre amable de Amalia Iraburu, el Profesor Ángel Rojo (autor del prólogo) y el autor desarrollaron algunas reflexiones sobre la evolución de nuestra legislación concursal. Sus intervenciones fueron oportunas y sugerentes, tanto por su necesaria relación con el contenido del libro como por el debate constante que acompaña a la Ley Concursal (LC).

Un debate que como ya he tenido ocasión de expresar en alguna ocasión, está condicionado en buena medida por una visión errónea del papel de  la regulación de la insolvencia. La LC no estaba llamada a impedir los concursos, como muchas veces se señala de forma equivocada ante el alud de casos que reciben nuestros Juzgados de lo Mercantil. Lo que la LC debía y debe hacer es dar la solución más justa a la situación de concurrencia de los acreedores ante la incapacidad de cumplir sus obligaciones por su deudor común. La LC debe impulsar una Justicia material y oportuna. Objetivo que no está reñido con el contraste entre las soluciones que la Ley ofrece y la constante aparición de casos imprevistos y de criterios distintos sobre cómo hacer frente a los muchos y variados problemas que suscita el concurso.

El libro es un cuidadoso recorrido por el amplísimo catálogo de esos problemas que la aplicación de la LC ha deparado desde su entrada en vigor. La exposición se ajusta a la sistemática de la Ley y se realiza a través del planteamiento de cuestiones que el autor va respondiendo desde su experiencia y la cuidada recopilación de jurisprudencia (en un sentido amplio) y doctrina. No es, en modo alguno, una mera recopilación de materiales, sino una auténtica exposición de las soluciones dadas a cada problema por distintos Jueces y Tribunales (incluido el autor), sin escatimar en la ilustración de los criterios enfrentados y en la valoración de los mismos.

Si a una obra de este alcance se le añade una presentación cuidada se entenderá que la consideración de que estamos ante un libro tan útil como recomendable esté plenamente justificada.

Madrid, 28 de mayo de 2013