Buscar este blog

Cargando...

lunes, 30 de diciembre de 2013

Publicada la Ley de cajas de ahorros y fundaciones bancarias



Se ha publicado en el BOE del pasado sábado la Ley 26/2013, de 27 de diciembre, de cajas de ahorros y fundaciones bancarias. Se trata de una Ley de evidente importancia desde el punto de vista objetivo, puesto que afecta a una clase de entidades que llegó a representar la mitad de nuestro sistema financiero. Sin perjuicio de esa importancia, el contenido de la norma ya había sido anticipado en disposiciones precedentes dictadas en el prolongado y a veces atropellado procedimiento de reestructuración de dicho sistema, que ha tenido en la transformación de las cajas de ahorros una de sus principales expresiones empresariales.

El contenido de la Ley puede resumirse en torno a dos ideas principales que enlazan con las protagonistas citadas en la rúbrica de la nueva norma. Las cajas de ahorros han quedado configuradas como entidades de crédito de carácter fundacional y finalidad social, que han de desarrollar una actividad bancaria orientada “principalmente” a la llamada banca minorista y, sobre todo, sometidas a una limitación territorial o geográfica. Su ámbito de actuación no podrá exceder el territorio de la Comunidad Autónoma o el de diez provincias limítrofes entre sí. Cualquiera de esos criterios nos sitúa ante entidades regionales. Estas características se deducen del artículo 2.1 de la Ley 26/2013. 


La segunda idea se proyecta sobre la figura de las fundaciones bancarias. Éstas van a ser fundamentalmente cajas de ahorros obligadas a transformarse en tales fundaciones cuando tengan una participación en una entidad de crédito que exceda del 10% del capital o de los derechos de voto o que le permita nombrar o destituir algún miembro del órgano de administración. Aquellas cajas que no cumplan esos requisitos vendrán obligadas a transformarse en fundaciones ordinarias. El régimen jurídico de las fundaciones bancarias queda plasmado en la Ley 26/2013.

Madrid, 30 de diciembre de 2013