Buscar este blog

Cargando...

martes, 19 de mayo de 2015

STS: ajustes contables y responsabilidad de administradores y auditores



Son varias las razones de interés que presenta la Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de diciembre de 2014 (RJ 2014,6885). Porque en esta Sentencia se acumulan, entre otras, la incidencia que la interrupción de la prescripción prevista en el artículo 60 de la Ley Concursal (LC) en acciones de responsabilidad contra administradores y auditores, los principios de responsabilidad del auditor de cuentas y la determinación de responsabilidad compartida por éstos y los administradores como consecuencia de ajustes contables que pudieran llevar a considerar que existía un incumplimiento grave de los deberes en materia de llevanza y verificación de la contabilidad.


Los hechos

Tomo de la Sentencia la exposición sintética de los antecedentes:

“i) El 29 de julio de 2005, fue solicitado el concurso de acreedores de Red Élite Electrodomésticos, S.A. (en adelante, REDESA), que fue declarado por auto de 9 de agosto de 2005.

En el curso de este concurso de acreedores, el 12 de junio de 2006, se dictó un auto que acordó, junto con la apertura de la sección de liquidación, el cese de los administradores que formaban parte del consejo de administración de la concursada. Este auto fue publicado en el BOE de 28 de septiembre de 2006.

El 18 de febrero de 2008, se dictó la sentencia que calificaba el concurso de fortuito.

ii) Catalana D'Inicitatives, S.R.C. Régimen Común, S.A. (en adelante, Catalana d'Inciatives), Corporación Sant Bernat, S.A. (en adelante, Sant Bernat), Baring Private Equity Partners, S.A. (en adelante, Baring) y Cipriano (en adelante, Sr. Cipriano) eran miembros del consejo de administración de REDESA hasta que fueron cesados el 12 de junio de 2006, con el auto de apertura de la fase de liquidación.

iii) La auditora Camila (en adelante, Sra. Camila) y la entidad a la que pertenecía, Pleta Auditores, S.L. (en adelante, Pleta), eran los auditores designados por REDESA y quienes auditaron sus cuentas entre los ejercicios 2002-2003 a 2004-2005. El ejercicio económico de REDESA iba del 1 de abril al 31 de marzo.

iv) Al cierre del ejercicio 2004-2005, como consecuencia del cambio del director general de REDESA y de distintos informes de auditoría, se produjeron una serie de ajustes en la contabilidad por un importe total de 13.556.354 euros, que correspondían a regularización de existencias, saneamiento de gastos, descuentos sobre compras, saneamiento de elementos del inmovilizado, litigios laborales y desactivación de un crédito fiscal. Una parte de esos ajustes se imputaron a ejercicios anteriores al 2004-2005, en concreto 8.962.095 euros.

v) La Sra. Camila ha sido sancionada por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) por falta grave en el desempeño de sus funciones, por resolución de 3 de abril de 2008, en relación con su trabajo para REDESA.

vi) Frigicoll, S.A. y Saeco Ibérica, S.A. son acreedoras de REDESA, que fue declarada en concurso el 9 de agosto de 2005. Inicialmente la deuda era de 373.613,25 euros en el caso de Frigicoll y de 144.924,68 euros en el caso de Saeco. Tras haberse pagado una parte en el concurso, la deuda ha quedado reducida a 256.978.93 euros y 106.133,32 euros, respectivamente”.

Las Sentencias de instancia

Las dos acreedoras citadas en el apartado vi) de lo anteriormente transcrito ejercitaron, sobre la base del artículo 135 LSA, acción de responsabilidad contra los administradores de la sociedad concursada y acciones de responsabilidad extracontractual contra los auditores (art. 1902 CC) y por el artículo 11 de la Ley de Auditoría, denunciando la defectuosa realización de la verificación contable, a las que acumulaban una acción de responsabilidad contractual contra los auditores. El Juzgado de lo mercantil entendió prescritas las acciones de responsabilidad contra los administradores y auditores.

En la apelación, la Audiencia Provincial consideró que, aplicando el artículo 60.2 LC, las acciones ejercitadas en la demanda estaban afectadas por la interrupción de la prescripción. La Audiencia entró en el fondo del asunto, estimando parcialmente la demanda y condenando al pago de una cantidad que distribuye entre los administradores y los auditores condenados.

La posición del Tribunal Supremo

Analizando los fundamentos de la Sentencia del Tribunal Supremo hemos de comenzar por la referencia al motivo casacional fundado en la interpretación del artículo 60 LC:

“En el caso del concurso de una sociedad de capital, el tratamiento concursal de las acciones de responsabilidad contra los administradores y contra los auditores varía, dependiendo de la clase de acción.

Así, respecto de la acción social de responsabilidad frente a los administradores, la declaración de concurso no conlleva la suspensión del ejercicio de la acción y la paralización de los procedimientos en los que ya se hubiera ejercitado, sino que el efecto legal de la declaración de concurso se ciñe a: i) restringir la legitimación activa en exclusiva a la administración concursal (art. 48 quáter); atribuir la competencia judicial para conocer de estas acciones al juez del concurso (art. 8.7º LC); y los juicios en los que se ejerciten estas acciones, que estuvieren en primera instancia y no haya finalizado el acto del juicio o la vista, se acumulan de oficio al concurso (art. 51.1  LC).

En el caso de las «acciones de reclamación de obligaciones sociales contra los administradores de las sociedades de capital concursadas que hubieran incumplido los deberes impuestos en caso de concurrencia de causa de disolución» (actualmente regulada en el  art. 367   LSC  (RCL 2010, 1792 y 2400)), la declaración de concurso conlleva la suspensión de su ejercicio, en cuanto que los jueces de lo mercantil no deberán admitir a trámite las demandas en que se ejerciten estas acciones (art. 50.2 LC), y los procedimientos pendientes se suspenderán (art. 51 bis.1  LC).

Sin embargo, la norma procesal no prevé ningún efecto de la declaración de concurso respecto de la acción individual (antes regulada en el art. 135 TRLSA (RCL 1989, 2737 y RCL 1990, 206) y actualmente en el art. 241 LSC), de tal forma que puede ser ejercitada por los terceros perjudicados, ante el juez mercantil que corresponda, al margen del concurso de acreedores.

El hecho de que el ejercicio de esta acción individual no quede suspendido como consecuencia de la declaración de concurso no significa que no alcance a esta acción el efecto de la interrupción de la prescripción. La interrupción de la prescripción no va ligada necesariamente a la suspensión o paralización de la acción, siendo posible que estando interrumpida la prescripción pueda ejercitarse la acción. En estos casos, la justificación del efecto interruptivo de la prescripción es distinto, y guarda relación con la conveniencia de que los terceros afectados, en nuestro caso acreedores de la sociedad, esperen a lo que pudiera acontecer en el concurso, que pudiera afectar al daño o perjuicio susceptible de ser resarcido por los administradores con la acción individual, y también al conocimiento de las conductas o comportamiento de los administradores que pudieran justificar la responsabilidad.

Lo argumentado hasta ahora sirve también para justificar por qué la acción de responsabilidad extracontractual frente a los auditores de la sociedad concursada está afectada por la interrupción de la prescripción, como consecuencia de la declaración de concurso, aunque el ejercicio de esta acción no quede impedido o restringido tras la apertura del concurso.

La acción de responsabilidad frente a los auditores por daños ocasionados a la sociedad, y por lo tanto en interés de esta última, sí que queda afectada por la declaración de concurso, en la medida en que se atribuye la competencia al juez del concurso (art. 8.7º LC) y la legitimación exclusiva a la administración concursal (art. 48 quáter). El efecto de la interrupción de la prescripción previsto en el art. 60 LC no queda limitado a esta acción contractual, sino que se extiende también a la acción de responsabilidad extracontractual, sin perjuicio de que su justificación sea distinta y guarde relación con la anteriormente expuesta respecto de la acción directa frente a los administradores.

De este modo, no existe ninguna razón que impida una interpretación literal del precepto legal, y por lo tanto que pueda aplicarse la interrupción de la prescripción a cualesquiera acciones de responsabilidad susceptibles de ser ejercitadas frente a los administradores o auditores de la sociedad concursada”.

La responsabilidad que deriva de ajustes contables

El segundo de los motivos del recurso de casación de los auditores planteaba la infracción de la jurisprudencia sobre la acción de responsabilidad extracontractual. Señalaban los recurrentes:

“… así vuelven a insistir en que los demandantes carecen de legitimación porque, a pesar de que sus créditos impagados se corresponden con suministros de la campaña de Navidad de 2004/2005, en el juicio reconocieron que no habían consultado el registro mercantil, razón por la cual no pudieron verse afectados por la supuesta información de los auditores. En relación con la supuesta conducta negligente, el recurso argumenta que su apreciación no puede fundarse en la sanción del ICAC, que se refería al informe de auditoría de 2005, y no a los anteriores, y la responsabilidad exigida en la demanda se refiere a los informes de los ejercicios anteriores. También niega que el daño esté identificado y cuantificado, y que exista nexo de causalidad, y entiendo que la apreciada por el tribunal de apelación se baja en «conjeturas»”.

El motivo fue desestimado en los términos que a continuación se transcriben parcialmente y que implican una valoración de la labor desarrollada por el auditor en el supuesto enjuiciado:

“Los hechos probados de los que parte la sentencia de instancia son que, al cierre del ejercicio 2004-2005, se efectuaron ajustes contables, por los que afloraron unas pérdidas de 13.556.354 euros, que correspondían a regularización de existencias, saneamiento de gastos, descuentos sobre compras, saneamiento de elementos del inmovilizado, litigios laborales y desactivación de un crédito fiscal. Una parte de esos ajustes se imputaron a ejercicios anteriores al 2004-2005, en concreto 8.962.095 euros.

La conducta que se les imputaba a los auditores era haber emitido informe favorable a unas cuentas que no reflejaban la imagen fiel del patrimonio de la sociedad auditada, contribuyendo con ello a crear una sensación de confianza en los acreedores y demás operadores del tráfico económico y jurídico, que determinó que los dos proveedores demandantes, en la campaña de Navidad 2004/2005, realizaran suministros sin recabar garantías suficientes.

La sentencia recurrida parte también de otro hecho relevante: los auditores, si bien informaron favorablemente a las cuentas anteriores a los ejercicios 2004/2005, eran perfectamente conscientes de las irregularidades, pues de forma reservada o privada, remitieron al director general un escrito sobre lo que denominaban «debilidades del sistema de control interno», entre las que se encontraba el sistema de depreciación de existencias. De hecho, los auditores fueron sancionados por el ICAC por una falta grave del art. 16.3.c) LA («incumplimiento de las normas de auditoría que pudiera tener un efecto significativo sobre el resultado de sus trabajo y, por consiguiente, en su informe»), deficiencias en la evidencia obtenida por la auditoria, que afectaban a las existencias, al fondo de comercio y al área de gastos extraordinarios. Su trascendencia sobre las cuentas fue del 62% del activo y del 6,7% de la cuenta de pérdidas y ganancias. De tal forma que un incumplimiento relevante, como el imputable a los auditores demandados, determina que su informe carezca de la fundamentación necesaria para emitir su opinión.

La sentencia recurrida argumenta correctamente cuando aprecia una conducta negligente por parte de los auditores demandados, por infracción de la lex artis. También llevó a cabo una correcta aplicación de los criterios de imputación causal, empleados en estos casos por la jurisprudencia, como recuerda la citada Sentencia 338/2012, de 7 de junio, con cita de otras anteriores (Sentencias 798/2008, de 19 de septiembre;  869/2008, de 14 de octubre  (RJ 2008, 6913);  115/2009, de 5 de marzo (RJ 2009, 1631); 355/2009, de 27 de mayo; 815/2010, de 15 de diciembre  (RJ 2011, 1550), entre otras), en cuanto «(t)uvo en cuenta, al fin, la regla de causalidad alternativa, según la que se entiende que cada actividad que baste por sí para causar un daño, lo ha causado en la medida correspondiente a tal probabilidad». El tribunal de instancia no se aparta de esta doctrina cuando razona que la conducta de los auditores incidió en la causación del perjuicio que supone el impago parcial de los créditos surgidos por los suministros realizados por los demandantes en la campaña de Navidad 2004/2005”.

Concurrencia de culpas entre administradores y auditores

Un último aspecto de interés radica en la apreciación de culpas concurrentes entre los administradores y auditores demandados y en la aplicación de los criterios de reparto, que el Tribunal Supremo confirma:

“Tanto el  art. 11   Ley 19/1988, de 12 de julio  (RCL 1988, 1538), de auditoría de cuentas, aplicable al caso, como el art. 22 del Texto Refundido de 1 de julio de 2011  (RCL 2011, 1271), regulan que «(l) a responsabilidad civil de los auditores de cuentas y las sociedades de auditoría será exigible de forma proporcional a la responsabilidad directa por los daños y perjuicios económicos que pudieran causar por su actuación profesional tanto a la entidad auditada como a un tercero ». El tribunal de instancia no infringe esta norma, sino que cumple con ella, cuando razona en qué medida incidió la información distorsionada de las cuentas de la sociedad en el impago parcial de los créditos de las dos sociedades demandantes, en concreto, en un 40%, y dentro de esta proporción, que grado de participación debe atribuirse los administradores y a los auditores (80% y 20% respectivamente), después de argumentar por qué la responsabilidad de los administradores no excluye la de los auditores.


En nuestro caso, la conducta de los administradores respecto de la que se exige responsabilidad constituye un incumplimiento grave de los deberes relativos a la llevanza de la contabilidad y a la formulación de las cuentas anuales, que, conforme a las exigencias generales previstas en el art. 34.2 Ccom (LEG 1885, 21), deben mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. En realidad, no se cuestiona la conducta ilícita en cuanto ha quedado acreditado en la instancia que la propia sociedad procedió, antes de solicitar su concurso de acreedores en julio de 2005, a realizar ajustes contables por un importe total de 13.556.354 euros, que correspondían a regularización de existencias, saneamiento de gastos, descuentos sobre compras, saneamiento de elementos del inmovilizado, litigios laborales y desactivación de un crédito fiscal. De estas regularizaciones, 8.962.095 euros correspondían a los ejercicios anteriores al cerrado a 31 de marzo de 2005.


El daño sufrido por los acreedores demandantes, que suministraron sus productos para la campaña de Navidad 2004/2005, y en concreto por el impago parcial de sus créditos, es un perjuicio directo en la medida en que, como se afirma en la doctrina, la conducta ilícita de los administradores les haya llevado a confiar en la situación patrimonial aparente y a seguir contratando sin recabar especiales garantías para prevenir del riesgo de incumplimiento de la sociedad”.

Madrid, 19 de mayo de 2015