Buscar este blog

Cargando...

martes, 1 de octubre de 2013

Una acción, un voto



Algunos años atrás, el debate en torno a la regla de “una acción, un voto” (en su abreviatura inglesa, 1S1V) alcanzó una especial intensidad aunque, salvo error, no se tradujo en propuesta o medida normativa concretas. El debate doctrinal alcanzó también un gran interés (entre nosotros, v. un apunte en Fuentes Naharro, M., “Algunas consideraciones sobre el informe acerca del principio de proporcionalidad entre propiedad y control en la Unión Europea”, RdS nº 29, 2007, págs. 541-548). Aspectos ambos que pueden recobrar pujanza a la vista de los casos como el que motiva una de las opiniones editoriales del Financial Times del pasado fin de semana (v. “Rethinking equity after Alibaba”, Financial Times, edición impresa, 28-29 de septiembre de 2013). El problema era y sigue siendo el mismo. Fácil de enunciar (¿debe asegurarse en la legislación societaria la proporción entre participación económica en el capital e influencia “política” a partir del mismo?), pero  repleto de matices a favor y en contra de cualquier opción.

El caso parte de la salida a Bolsa de uno de los principales operadores chinos de internet:

“This week Alibaba, the Chinese internet group, opted to float in the US because the Hong Kong stock exchange would not bend its rules to allow the company’s owners to control the equity, despite owning only a minority of the shares. Most observers sided with the HK authorities while condemning the US for engaging in a regulatory race to the bottom”.

Ante esa competencia regulatoria, el influyente diario advierte que la conveniencia de facilitar la adaptación de las normas a supuestos como el indicado pudieran aconsejar abandonar su posición a favor de la regla 1S1V:

“Nonetheless, the case has made the Financial Times rethink its historic hostility to differential voting. While continuing to believe that one-share, one-vote should be the norm, we acknowledge that there may be a case for tolerating some differential voting structures”.

Algunos apuntes hacia el futuro:

“To prevent ossification into mediocrity, structures should have sunset clauses built into them, based either on fixed time limits or the continued involvement of the key managers or owners. Investors could then decide whether to afford protection, based on the quality of the insiders and the business they seek to promote”.

Veremos si éste y otros eventuales casos futuros similares puedan provocar una aproximación de legislaciones que evite que ciertos mercados de valores se beneficien del atractivo inherente a reconocer un distinto poder de decisión a unas u otras acciones.

Madrid, 1 de octubre de 2013